Estudios genéticos de poblaciones africanas sobre susceptibilidad a enfermedades y respuesta a vacunas y tratamientos.

Estudios genéticos de poblaciones africanas sobre susceptibilidad a enfermedades y respuesta a vacunas y tratamientos.

Last Updated on October 9, 2022 by Joseph Gut – thasso

06 de octubre de 2022 – Hace casi 2000 años, el estudioso y filósofo romano Plinio el Viejo escribió en su Historia Natural: “Ex Africa surgit semper aliquid novi” (De África siempre hay algo nuevo). Esta cita se aplica maravillosamente a los estudios genéticos de las poblaciones africanas, ya que proporcionan un recurso fundamental en el estudio de los factores de riesgo genéticos de las enfermedades humanas y para nuevos descubrimientos. África es la fuente última de humanos modernos y, como tal, alberga más variación genética que cualquier otro continente.

Por esta razón, los estudios de los patrones de variación genética en las poblaciones africanas son cruciales para comprender cómo los genes afectan la variación fenotípica, incluida la predisposición a enfermedades. Además, los patrones de variación genética existente en África son importantes para comprender cómo la variación genética afecta las enfermedades infecciosas que son un problema importante en África, como la malaria, la tuberculosis, la esquistosomiasis y el VIH/SIDA. Por lo tanto, dilucidar el papel que juega la susceptibilidad genética a las enfermedades infecciosas es fundamental para mejorar la salud de las personas en África. También cabe señalar que los cambios sociales y culturales recientes y en curso en el África subsahariana han aumentado la prevalencia de enfermedades no transmisibles que también requerirán análisis genéticos para mejorar la prevención y el tratamiento de enfermedades. En esta revisión prestamos especial atención a muchos de los estudios pasados ​​y en curso, enfatizando aquellos en África subsahariana que abordan el papel de la variación genética en la enfermedad humana. En una extensa revisión, un equipo de autores e investigadores han abordado este tema. Muestran con bastante detalle cómo los genes seleccionados pueden influir o incluso ser responsables de la susceptibilidad a los fenotipos de enfermedades característicos en una variedad de poblaciones del África subsahariana.

Algunos problemas en la selección del origen étnico definitivo y ejemplos de correlaciones definitivas con la susceptibilidad a la enfermedad

Aquí, tratamos de mostrar extractos de la revisión citada anteriormente para ilustrar enfermedades infecciosas, enfermedades raras, pero también enfermedades crónicas normales, donde definitivamente los antecedentes genéticos juegan un papel en su remedio, o en la tendencia a ser presa de ellas. Sin embargo, es posible que no encontremos una dependencia étnica bien definida. Sin duda, esto tiene que ver con dos cosas.

Primero: África es una región de considerable diversidad genética, lingüística y cultural. Hay más de 2000 grupos etnolingüísticos distintos, que hablan lenguas que constituyen casi un tercio de las lenguas vivas del mundo. Estos idiomas se han clasifcado en cuatro familias lingüísticas principales: niger-kordofaniano (hablado predominantemente por poblaciones agrícolas en una amplia distribución geográfica en África), afroasiático (hablado predominantemente por pastores y agropastoralistas del norte y este de África), nilo-sahariano (hablado predominantemente por pastores de África oriental y central), y khoisan (un idioma que contiene consonantes clic, hablado por poblaciones de cazadores-recolectores de África meridional y oriental). Estas poblaciones viven en un conjunto diverso de entornos y climas, incluidos bosques tropicales, sabanas, desiertos y regiones costeras. Además, las poblaciones africanas tienen una historia demográfica compleja, que consiste en eventos antiguos y recientes de expansión y contracción de la población, migraciones de corto y largo alcance (p. la migración de hablantes de khoisan del este al sur de África en los últimos 20.000 a 40.000 años) y las innumerables mezclas de población local. Las consecuencias modernas (es decir, hoy) de estas migraciones pueden ilustrarse con el ejemplo de Camerún; donde entre 30 millones de habitantes existen 250 etnias y alrededor de 250 idiomas diferentes.

Segundo: Dado que hoy en día aún no existen perfiles de firmas genéticas definitivas para una determinada “etnicidad”, seguirá siendo muy difícil asignar, en función de los perfiles genéticos, perfiles de riesgo para la susceptibilidad de los miembros de determinadas etnias a determinados fenotipos de enfermedades y a asignar riesgos de enfermedad más altos o más bajos a etnias seleccionadas. Por el momento, uno puede tener que quedarse con la información sobre la variación genética que está relacionada con un mayor riesgo de que los individuos porten estas variaciones para los fenotipos de la enfermedad, el éxito de la vacunación y el éxito del fármaco/terapia; tal vez aún no esté estrictamente conectado con etnias, sino más bien con grupos de individuos del mismo entorno socioeconómico, ambiental, cultural, lingüístico y/o conductual local.

En línea con esta última estimación, ya existen muchos estudios que escolarizan los riesgos de enfermedad o ausencia de la misma en pacientes de genotipos seleccionados. La malaria sería un ejemplo. La malaria es un problema de salud grave en África y representa una de cada cinco muertes infantiles. En 2006, la OMS estimó que casi el 74% de la población africana vive en áreas endémicas de paludismo, alrededor del 19% en áreas propensas a epidemias y solo el 7% en áreas libres de paludismo. Los estudios de grandes poblaciones están abordando la genética compleja de la susceptibilidad a la malaria y varios genes se han asociado con la susceptibilidad a la malaria. Ciertos fenómenos (vías) son fundamentales para el desarrollo manifiesto de la malaria, y las variantes genéticas que interrumpen estos procesos pueden proteger contra la enfermedad. La invasión de los eritrocitos por los parásitos de la malaria es central en el proceso de la enfermedad, y el antígeno del grupo sanguíneo Duffy, un receptor de quimiocinas expresado en muchos tipos de células y codificado por el gen FY, es importante porque Plasmodium vivax no puede infectar a personas que no expresan el Duffy. antígeno, lo que da como resultado una protección completa de los individuos Duffy (-). La falta de expresión de Duffy se debe a un promotor SNP que altera un sitio de unión para el factor de transcripción GATA-1, lo que hace que el parásito no pueda invadir los glóbulos rojos. Más del 97% de las personas en África Occidental y Central son Duffy (-). La fecha de aparición del genotipo Duffy (-) se ha fechado ampliamente, desde hace más de 90 000 años hasta hace unos 6 500 años (Webb 2005). Ha habido un debate considerable sobre si la propagación de Duffy (-) se debió a la selección de supervivencia de los individuos (en el sentido de Charles Darvin) en respuesta a Plasmodium vivax o si evolucionó de forma independiente y probablemente antes. La última hipótesis es consistente con un origen del sudeste asiático de P. vivax y la evolución independiente del genotipo Duffy (-) en toda África. Si se desarrolló una correlación estricta de etnicidad con el fenotipo de malaria, particularmente cuando se considera a las personas que viven en las áreas libres de malaria y propensas a epidemias antes mencionadas, sigue siendo una pregunta abierta.

Aquí, podemos ser conscientes de que las consideraciones anteriores sobre la malaria también se aplican a otras enfermedades infecciosas en toda África, como la tuberculosis, el VIH/SIDA, la lepra, la esquistosomiasis, el tracoma e incluso a enfermedades no transmisibles como la diabetes y la obesidad, la hipertensión, las enfermedades cardiovasculares. enfermedad, cáncer en general, pero luego al cáncer de próstata, cáncer colorrectal, cáncer de mama, inmunidad inducida por vacunas, lípidos séricos (colesterol). Solo las variantes de riesgo genético candidatas en cada caso serían muy diferentes.

Al realizar estudios en toda África, será posible capturar la mayoría de los factores de riesgo genéticos existentes en todas las poblaciones humanas. También puede ser posible usar pruebas genéticas simples y relativamente económicas para reducir los costos generales de atención médica. Hay muchas enfermedades endémicas de África que conllevan un riesgo genético signifcativo, y estudiarlas podría mejorar la salud en África. Sin embargo, a pesar de las ventajas y la importancia de estos estudios, existen impedimentos sustanciales para realizar investigaciones genéticas en un entorno africano, sobre todo la falta de recursos e infraestructura. En reconocimiento de estos factores, se están realizando grandes esfuerzos e iniciativas para desarrollar redes de investigación y biobancos necesarios para acelerar la investigación clínica y genética relacionada con las especificidades de África. Dichas iniciativas incluyen, entre otras, la Sociedad Africana de Genética Humana, el Portal de Medicina Genómica Africana (AGMP), el Consorcio H3Africa (H3Africa) o empresas con sede en África como 53gene (53gene).

No hace falta decir que thasso ya ha publicado varios artículos sobre genética y antecedentes genéticos cuando se trata de pacientes africanos, como, entre otros, “Hidden secrets in African genomes revealed by large scale sequencing“, o “AGMP: The African Genomic Medicine Portal”, o “Populations of African descent: New trait loci for hypertension”, y “Tapping into the massive potential of African genomes: 54gene”.

Print Friendly, PDF & Email

Descargo de responsabilidad: Las imágenes de este blog pueden ser protegido por derechos de autor. Todos los derechos pertenecen al propietario de estos derechos.

Your opinion

Comment

Sin comentarios aún