El sexto sentido: ¿Existen genes asociados a él?

El sexto sentido: ¿Existen genes asociados a él?

Last Updated on diciembre 17, 2022 by Joseph Gut – thasso

¿En qué lugar del espacio estamos aquí?

11 de diciembre de 2022 –  Todos estamos familiarizados con los cinco sentidos que nos permiten experimentar nuestro entorno, a saber, la vista, el oído, el olfato, el gusto y el tacto. Sin embargo, igualmente importante pero mucho menos conocido es el llamado Sexto Sentido. Sexto sentido significa percepción extrasensorial o capacidad relacionada con la recepción de información que no se obtiene a través de los sentidos físicos reconocidos mencionados anteriormente, sino que se percibe con la mente.

Por lo tanto, para realizar movimientos coordinados, dependemos de neuronas sensoriales especiales en nuestros músculos y articulaciones. Sin ellos, el cerebro no sabría qué estaba haciendo el resto de nuestro cuerpo o en qué parte del espacio nos encontramos, lo que, en ocasiones, puede ser información importante, como, por ejemplo, para los atletas en competiciones simples en la más alta. nivel posible. Como sugieren algunos estudios recientes (revisados y basados en bases de datos aquí), se cree que los circuitos y vías involucrados que conforman este sentido particular, también conocido como propiocepción, comparten algunos mecanismos biológicos con el envejecimiento, la cognición, la habituación, la inervación, la sensibilización, la sensorialidad. percepción, procesamiento sensorial y percepción visual espacial, por nombrar solo algunos. Del mismo modo, se ha pensado que una gran cantidad de genes desempeñan funciones en la propiocepción, como ACLY, BDNF, CARD16, CAT, CRAT, FLT4, GLYAT, GRIP y muchos más. Sin embargo, en la mayoría de los casos, no quedó claro cómo se relacionarían exactamente estos genes con el fenómeno del “sexto sentido”. Un estudio importante ahora ha demostrado que, utilizando un modelo de gemelos, existe una heredabilidad de la propiocepción y que los factores genéticos y ambientales que contribuyen a este complejo el ras

Tocando nuestros sentidos.

go humano puede desenredarse efectivamente. El estudio reveló que la propiocepción, expresada como sentido del movimiento, sentido de la posición y sentido de la fuerza, es sustancialmente heredable, y es concebible que esto pueda tener implicaciones para el control y el aprendizaje motor, el desarrollo neural y la neurorrehabilitación.

En general, el sexto sentido (o propiocepción) es lo que permite que el sistema nervioso central envíe las señales correctas a través de las neuronas motoras a los músculos para que podamos realizar un movimiento específico y orientarnos en el espacio. Este sentido es totalmente inconsciente y es lo que impide, al menos a algunos de nosotros, caernos en la oscuridad, lo que nos permite llevarnos una taza de café a la boca con los ojos cerrados por la mañana, o lo que nos permite saltar la barra de equilibrio y volver a aterrizar en ella de forma segura después de un salto mortal. Pero aparentemente, eso no es todo: las personas sin propiocepción en realidad no pueden realizar movimientos coordinados en absoluto.

Es por eso que el trabajo de un equipo de investigación en Alemania que publicó recientemente en Nature Communications sus hallazgos sobre cómo los marcadores moleculares pueden recopilar información de nuestros músculos y articulaciones sobre nuestros movimientos, nuestra postura y nuestra posición en el espacio, y luego transmitirla a nuestro sistema nervioso central se vuelve tan importante. Describen los marcadores moleculares de las células involucradas en este “sexto sentido”. Los hallazgos deberían ayudar a los investigadores a comprender mejor cómo funcionan las neuronas sensoriales propioceptivas (pSN).

Las conexiones precisas son cruciales

Los cuerpos celulares de pSN se encuentran en los ganglios de la raíz dorsal de la médula espinal. Están conectados a través de fibras nerviosas largas a los husos musculares y los órganos tendinosos de Golgi que constantemente registran el estiramiento y la tensión en cada músculo del cuerpo. El pSN envía esta información al sistema nervioso central, donde se utiliza para controlar la actividad de las neuronas motoras para que podamos realizar movimientos. Sin embargo, hasta ahora, casi nada se sabía acerca de los programas moleculares que permiten estas conexiones precisas y otorgan al pSN específico del músculo su identidad única. Por lo tanto, el equipo de investigación buscó específicamente marcadores moleculares que diferenciaran el pSN para los músculos abdominales, de la espalda y de las extremidades en un diseño experimental en ratones.

Orientación para las fibras nerviosas nacientes
Algunos genes comienzan a revelar sus roles secretos cuando se trata del Sexto Sentido.

Utilizando la secuenciación de una sola célula, el equipo investigó qué genes en el pSN de los músculos abdominales, de la espalda y de las piernas se leen y se traducen en ARN. Encontraron genes característicos para el pSN conectados a cada grupo muscular. También demostraron que estos genes ya están activos en la etapa embrionaria y permanecen activos durante al menos un tiempo después del nacimiento. Esto puede significar que existen programas genéticos fijos que deciden si un propioceptor inervará los músculos abdominales, de la espalda o de las extremidades.

El equipo identificó varios genes para las efrinas y sus receptores que están involucrados en guiar las fibras nerviosas nacientes hacia su objetivo durante el desarrollo del sistema nervioso. El equipo descubrió que las conexiones entre los propioceptores y los músculos de las patas traseras estaban deterioradas en ratones que no pueden producir efrina-A5. Tanto las efrinas como los receptores de efrina (Eph) son proteínas unidas a la membrana que requieren interacciones directas entre células para el receptor de Eph. activación. La señalización de eph/ephrin se ha implicado en la regulación de una serie de procesos críticos para el desarrollo embrionario, incluida la guía de axones, la formación de límites de tejido, la migración celular y la segmentación. Además, se ha identificado que la señalización de Eph/ephrin desempeña un papel fundamental en el mantenimiento de varios procesos durante la edad adulta, incluida la potenciación a largo plazo, la angiogénesis y la diferenciación de células madre y el cáncer. Sería fantástico conocer con mayor precisión el papel de las variantes genéticas (alélicas) de efrinas y receptores en el desarrollo y las diferencias interindividuales en el sexto sentido.

Vea aquí una secuencia sobre el “sexto sentido”, un tema aún no fácil de comprender, con o sin genes detrás:

 

Print Friendly, PDF & Email

Descargo de responsabilidad: Las imágenes y/o videos (si los hay) en este blog pueden estar protegidos por derechos de autor. Todos los derechos permanecen con el propietario de estos derechos.

Doctor.; Catedrático de Farmacología y Toxicología. Experto senior en medicina teragenómica y personalizada y seguridad individualizada de medicamentos. Experto senior en farmacogenética y toxicogenética. Experto sénior en seguridad humana de medicamentos, productos químicos, contaminantes ambientales e ingredientes dietéticos.

Deja una respuesta

Optional: Social Subscribe/Login

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.